Estoy en ERTE. ¿Cómo me afecta en la declaración de la Renta?

Durante el ejercicio 2020 se ha incrementado exponencialmente el número de ERTEs en las empresas españolas debido a la pandemia de COVID-19. En concreto, el número de afectados en España ronda los 4 millones. Por eso parece importante resaltar cómo va a afectar esta situación a efectos del IRPF.

 

Tal y como establece la Agencia Tributaria, el límite para no hacer la declaración es de 22.000€ en el caso de un único pagador, o 2 o más pagadores que no superen los 1500 euros anuales. Si el segundo pagador y siguientes superan los 1.500 euros, el límite máximo para no estar obligado a hacer la declaración es de 14.000 euros.

Pues bien, a pesar de que muchos de estos trabajadores afectados por un ERTE que en principio por la totalidad de sus rendimientos del trabajo en el año no superan los 22.000€ van a estar obligados a presentar la declaración por el hecho de tener dos pagadores, ya que el límite en este caso es de 14.000€.

 

Es crucial saber esto último, ya que en el borrador de la declaración solamente se indica si se está obligado o no a hacerla por el total de rendimientos, sin tener en cuenta si se tiene un pagador o más. Es decir, que si por ejemplo un trabajador tiene unos rendimientos totales de 18.000 euros, en el borrador saldrá que no está obligado a hacer la declaración ya que está por debajo de 22.000, pero si esos 18.000€ vienen de un pagador de 10.000€ y otro de 8.000€, sí estaría obligado a hacerla.

 

Otro de los grandes problemas a los que se enfrentan estos trabajadores en ERTE es precisamente que el SEPE no está aplicando retenciones de IRPF. Y no porque no estén sujetas a retención, sino porque, al no tener los datos completos de esa persona, no pueden calcular el % de retención que le corresponden. Por ello, optan por no retener o retener mínimamente. Si además se superan los límites comentados líneas más arriba, y a su vez no le han aplicado retenciones en parte de esos rendimientos de trabajo, es casi seguro que le saldrá la declaración a pagar.

 

La solución más sencilla es solicitar al SEPE que retenga un % concreto de la prestación. Sin embargo, esto es difícil de conseguir, debido a la saturación de sus líneas telefónicas y web. Por ello muchos trabajadores han preferido solicitar el aumento de las retenciones a sus empresas (claro está que esto solo lo han podido hacer los trabajadores que estaban en ERTE parcial o los que han salido del ERTE, ya que parte de sus rendimientos del trabajo los siguen recibiendo de su empresa).

Esta situación sobrevenida para los trabajadores afectados por ERTE no debiera perjudicarles más de lo que ya les ha afectado (muchos de ellos han cobrado tarde y mal por parte del SEPE), pues ahora se ven obligados a hacer la declaración de la renta y, además, que les salga a pagar, sin haber tenido la posibilidad de pedir al SEPE que le retuvieran parte de esos rendimientos. Ante esta situación, solo queda esperar que el legislador se pronuncie sobre este tema y establezca la no consideración de segundo pagador al SEPE en caso de cobro por ERTE por Covid-19.

Patricia Penella

Departamento fiscal